jueves, 5 de junio de 2014

Los pasados inolvidables I.

         Bucear en nuestros recuerdos es una de las mejores formas de contactar con nosotros mismos. Feliz o doloroso, el pasado es la base de mucho de lo que somos, y debemos ser capaces de afrontarlo. Nuestra relación con el pasado es a veces triste. A menudo idealizando determinados momentos, muchas veces nos reconforta. Pero cuando es doloroso, en vano queremos huir. Siempre debemos asumir que afrontar el pasado es fuente de sabiduría. Bueno o malo, debemos aceptarlo sin quedarnos “pegado” a él, siendo esta una forma para conocernos mejor y al mismo tiempo tomar impulso para seguir avanzando.
          Una de las variables que ayudan a que un acontecimiento pasa a la memoria a largo plazo es la carga emocional que tiene adherida. Y eso es lo que pasa con algunas de las experiencias de la infancia. Además, con el paso del tiempo vamos perdiendo perspectiva y no solemos recordar las cosas triviales no tan positivas que vivimos en su día. Así es lógico que, en nuestra sociedad del vivir a mil por hora, en la que nuestro propio destino a veces se nos escapa, ejerza una atracción inevitable.
             Pero aunque lo creamos inamovible, también el pasado, o mejor, nuestro recuerdo de él, pueden variar con el tiempo, al recibir más información sobre cómo ocurrieron realmente las cosas, para tener mayor experiencia vital para valorarlas.
              Si nos encargamos de llevar a cuesta todo el pasado, jamás tendremos un futuro, ni siquiera vamos a poder vivir un presente adecuado. Conozco personas que le echan la culpa de sus fracasos a la educación que recibieron de su familia o peor aún a la que no recibieron. Los seres humanos, somos como los animales, aprendemos de nuestros padres o de nuestro entorno, con la diferencia de que nosotros podemos distinguir cual fue un buen ejemplo y cual no.
              Por ejemplo, al convertirnos en padres o madres hace que entendamos mejor un  nuevo prisma de ciertos recuerdos de la infancia o de la adolescencia. Si estamos triste es más fácil que se nos activen los recuerdos de momentos tristes, como puede pasar a la inversa.  Por eso, si de pronto sólo nos vienen a la cabeza los malos momentos, eso no significa que no haya habido buenos. Sencillamente es, que en ese instante, nuestra memoria selecciona aquellos recuerdos que refuerzan nuestro estado de ánimo.
             Si nos valemos de los malos ejemplos, ya el problema no es de nuestros padres, sino de nosotros mismos, pues en el camino aprendimos sobre el bien y el mal, y el saber tomar decisiones. Maravilloso sería si el ejemplo recibido fuera siempre positivo, pues nos facilitaría mucho las cosas. Siempre he dicho que cuando uno actúa con buena intención y es sano de corazón, las cosas se van dando por naturaleza. Pensemos siempre que el buen ejemplo ayuda en estos casos.

 Meditación: Si los recuerdos se guardan en el alma, solo los recuerdos nos llevamos a la tumba.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario