domingo, 13 de noviembre de 2011

El beso

            El beso es un vehículo de comunicación que expresa una gran variedad de sentimientos. Y es que un beso va más allá de un simple contacto labial. Es, sin duda, un medio para comunicar una infinidad de sensaciones y sentimientos que nos permiten establecer relaciones con otras personas.
            La mejor muestra de ello es que, a veces, lo que no sabemos decir con palabras lo decimos mediante un cálido beso.
            Dar un beso es una especie de conducta misteriosa cargada de simbología, mediante la cual   expresamos muchas cosas, como, por ejemplo, respeto, amor, afectividad, sentimiento, etc.  En las parejas y en las personas que se tienen mutuo afecto, éste cumple un papel extremadamente significativo. Cuando es sincero, el beso tiene un valor comunicativo enorme.
            Quizás por eso muchos expertos afirman que besar, además de resultar placentero, tiene propiedades terapéuticas. Un beso dice mucho sobre nosotros mismos, esto nos demuestra que debe ser un instante mágico perfecto. Debe transmitirle a la otra persona una impresión positiva sobre la cual lo recibe. El beso es la puerta de la sensualidad y el romanticismo, por tanto no olvidemos que debemos esforzarnos en hacerlo bien, las probabilidades de un gran encuentro sexual aumentan sacándole todo el provecho, dominando el arte de besar. No debemos arruinar todo por unos segundos de desesperación.
            Hay pocos placeres que se comparan al de besar a alguien que realmente la sientes por dentro. Cuando beses a alguien por primera vez es algo así como un momento crucial, definitorio, realmente es como una prueba de fuego. Es un derroche de reacciones químicas en nuestro cuerpo. Cuando alguien te besa con pasión, ya no se puede olvidar. El beso recibido se encargará de delatar cuanto experimentas hacia esa persona. Si tu cuerpo pasa la prueba del primer beso, sencillamente harás que quieras más. ¡¡¡Mucho más que un beso!!!.

Meditación: Lo más difícil no es el primer beso, sino el último.

4 comentarios:

  1. El beso es una droga maravillosa, crea adicción y además no tiene efectos secundarios...

    ResponderEliminar
  2. Muy acertada su opinión, puesto que es la caricia que no necesita manos. Saludos.-

    ResponderEliminar
  3. Como que no entiendo a esas personas que le tienen aversión al contacto personal.
    Bueno, ellos se lo pierden.

    ResponderEliminar
  4. Gracias María por tu comentario. Saludos,.

    ResponderEliminar