sábado, 18 de octubre de 2014

¡Deberíamos reírnos más!

          Sí, pero ¿por qué? Bueno, se dice que la risa es necesaria para vivir y gozar de buena salud, relacionarnos y evolucionar como persona. Podíamos interpretarla como un fenómeno social. Es como una manera de actuar de una forma positiva ante los demás. La risa nos libera. Ésta no permite pensar y reír al mismo tiempo, nos deja la mente en blanco, conectándola con una explosión de felicidad.
          Así, cuando paramos de reírnos, se retorna a la realidad, aunque los problemas sigan siendo los mismos no se percibirán tan graves como antes, gracias a la conexión de la energía positiva con la felicidad que la risa nos aporta.
           La risa es lo contrario al miedo; es el antídoto de esa emoción espontánea. ¡Verás!, al sentir miedo nuestro cuerpo se predispone a una tensión, sin embargo la risa genera el efecto contrario; pasividad, tranquilidad y sobretodo confianza. Así cuando nos reímos adoptamos un efecto de “calma” ¿por qué? La respuesta está en nuestro cerebro y en el mensaje vibratorio que la misma risa produce.
            Si comprobamos; todos somos más felices cuando estamos con alguien que se ríe. La risa es altamente contagiosa, por eso deberíamos estar siempre dispuestos a practicarla, así nos encontraríamos con mejor humor y al mismo tiempo estaríamos más “sanos” emocionalmente. Cuando nos reímos sentimos una sensación de regocijo que siempre suele terminar con estridentes carcajadas, que fortalecen el corazón y sobre todo relaja nuestra mente. La risa posee un poder contagioso, es bueno comenzar el día, con una sonrisa a la naturaleza y así sentiremos que todo parte mejor y posiblemente nuestras ideas puedan quedar más claras.
              El sentirse de buen humor, es también un acto de resistencia; si carecemos de esa posibilidad nos sentiremos oprimidos, notando una imposibilidad de soportar el día.
              Aunque a esto, también nos surge esta pregunta: ¿por qué nos reímos? Pues bien, hace mucho tiempo se ha arraigado profundamente en el sector científico la idea de que la risa aparece como respuesta a un estímulo. Ese estímulo, no es ni más ni menos que un tipo de estrés, aunque tampoco debemos de olvidarnos del sentido del “buen humor”.           Muchas personas poseen esa cualidad, lo que les hacen sentirse con una  tranquilidad que podemos percibir en ocasiones tras haber experimentado un acto de excesiva complicación. En definitiva la risa da salud y, sin embargo, en muchos momentos no la tenemos en cuenta. Entonces: ¿por qué no es fácil reírse?. Pues sencillamente, hoy en día se nos presenta como un bien escaso, debido las situaciones que continuamente nos preocupan. Por ello, debemos recurrir a expertos  que nos recuerden cómo reír o que nos dejemos llevar por el humor de personas que sí han incorporado el positivismo y la risa al día a día. Nos reímos de lo que vemos, de lo que oímos, por imágenes mentales, por el placer de un hecho determinado, por gesticulaciones, ocurrencias de nuestros amigos, etc., etc. Nunca podremos entender porqué hay personas que se ríen más que otras, es posible que sea una manera de afrontar la vida. ¡Cuántas veces hemos dicho; “a éste, jamás le he visto reírse”. Entendamos que la risa es una manera de soportar la vida, y que  no deja de ser una de nuestras defensas ante la vida misma.

Meditación: Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír.

2 comentarios:

  1. Como no siempre que paso a leer tus entradas comento, te dejo este saludo para que sepas que aprecio tu blog.
    Saludos desde Chipiona.

    ResponderEliminar
  2. Aunque nos parezca incierto, y a veces no lo tomemos en cuenta, diariamente nos suceden cosas buenas, y ésta es una de ellas. Solo el hecho de que una persona se digne meditar sobre lo que uno piensa, ya es digno de agradecer. Gracias María por dedicarle un espacio de tu tiempo a mis reflexiones. Saludos cordiales.-

    ResponderEliminar